feed

[Valid Atom 1.0]

lunes, 21 de julio de 2008

Globos (Continuidad II)


Un niño negro contemplaba extasiado al vendedor de globos en la feria del pueblo. El pueblo era pequeño y el vendedor había llegado pocos días atrás, por lo tanto no era una persona conocida....

En pocos días la gente se dio cuenta de que era un excelente vendedor ya que usaba una técnica muy singular que lograba captar la atención de niños y grandes. En un momento soltó un globo rojo y toda la gente, especialmente los potenciales, pequeños clientes, miraron como el globo remontaba vuelo hacia el cielo.

Luego soltó un globo azul, después uno verde, después uno amarillo, uno blanco...

Todos ellos remontaron vuelo al igual que el globo rojo...

El niño negro, sin embargo, miraba fijamente sin desviar su atención, un globo negro que aún sostenía el vendedor en su mano.

Finalmente decidió acercarse y le preguntó al vendedor:
—Señor, si soltara usted el globo negro. ¿Subiría tan alto como los demás?

El vendedor sonrió comprensivamente al niño, soltó el cordel con que tenía sujeto el globo negro y, mientras éste se elevaba hacia lo alto, dijo:
—No es el color lo que hace subir, hijo. Es lo que hay adentro.

(...)


Esta pequeña historia, la pongo como continuidad del post anterior, llamado así. Un pequeño cuento que culmina desde la sencillez, una verdad ingénita que debiera ser más vivencia que reflexión. Un camino para llegar a esos horizontes lejanos cuando no se ven, cercanos cuando recordamos un sueño...

Emig

Blogalaxia Tags:
Etiquetas: , , , , , , ,

5 comentarios:

Esther dijo...

Me ha encantado esta historia, y yo la moraleja que saco es que seamos como seamos por fuera reaccinamos igual ante ciertas cosas porqeu tenemos sentimientos, en este caso los globos independientemente del color reaccionan igual al soltarlos..

Besos

María dijo...

Emig:

Me parece preciosa esta historia, que has compartido con todos nosotros en tu blog, y por ello te doy las gracias.

Y con esta historia yo saco la conclusión de que, indistintamente, de las apariencias externas de cada persona, esto es, del color de piel, de ojos, de pelo, así como, del tamaño, de la raza, etc, todos somos personas, para lo cual, todos tenemos sentimientos y nos llevan a la misma dirección, porque como humanos, todos sentimos, todos amamos, todos vivimos, y aunque, unos lo hagan con más intensidad que otros porque cada persona es un mundo distinto, todos tenemos sentimientos, y eso es lo más importante, sin tener en cuenta, las apariencias externas.

Un beso.

María del Carmen dijo...

CAD SENTIMIENTO DE BIEN TIENE VALÍA, Y CUANDO LOS DEJAMOS FLUIR SON COMO GLOBOS QUE SE EXPANDEN Y LLEVAN A OTRO EL SENTIR.
COINCIDO EN ELLO CON USTED.
LE INVITO A VISITAR MIS BLOGS.
WWW.PANCONSUSURROS.BLOGSPOT.COM
LE RECOMIENDO LEEER EL REALTO SOBRE UNAASTURIAN ERANGO E INMIGRANTE, ES LA NOTA ANTE ÚLTIMA, Y LUEGO LA RECIENTE.

WWW.WALKTOHORIZONT.COM.
WWW.CUERPOSANOALMACALMA.BLOGSPOT.COM.

LE SALAUDA MARÍA DEL CARMEN

alma dijo...

Es lo que somos, pero hay que darse cuenta...

AHEO dijo...

"Es lo que hay adentro." ...encontrar "el gas" que hace que te eleves...ése que hace que precisamente no veas limitantes...es, me parece parte del quehacer cotidiano y aquí si una necesidad que estamos obligados a cubrir, si no porqué estamos aquí... efectivamente el exterior es lo de menos la tarea complicada además de reconocer que no es cualquier "gas" es buscarlo, encontrarlo... y mantenerlo.
Un abrazo y un beso, con la esperanza de que hallemos de ese gas por cierto.
Haydeé :)