feed

[Valid Atom 1.0]

viernes, 5 de septiembre de 2008

Aceptar: la fuerza del que sobrevive


"El tigre es el más fuerte, pero es el camaleón el que sobrevive".

Esta frase la leí en algún lugar y me encantó. La disfruté y entendí desde el que casi nunca nunca le he dado la inteligencia a la fuerza, sino a la posibilidad y gran recurso que es adaptarse.
Adaptación parece una buena conclusión hoy día. Un mundo en donde amanece y oscurece como siempre, pero las personas estamos más nerviosas; decimos que por estrés, falta de tiempo, problemas... Adaptación porque al llover, sigue siendo buena opción el paraguas; al igual que para recorrer una larga distancia buen recurso es un vehículo. Sin embargo, ¿cuál es la mejor solución psicológica ante circunstancias, personas que hoy están de cara y mañana están de culo... e infinidad de vaivenes que son trombas en nuestros ritmos?
No contemplo la ley del más fuerte como válida, siempre y cuando no entendamos la vida como una jungla. Seguimos siendo, la humanidad, quienes además de percibir con los sentidos tenemos mente, inteligencia, discernimiento...
Y el camaleón no se esconde, tan solo intenta pasar desapercibido, sin dejar nunca de ser un camaleón. Este no fricciona. No es pretencioso. Se adapta según el tamiz de la situación y sigue su camino, quizás porque entiende que lo importante es justamente eso
, vivir y dejar vivir desde la aceptación, el dolor viene de lo contrario...

Emig

Blogalaxia Tags:
Etiquetas: , , , , , , ,

9 comentarios:

M. Jose dijo...

"vivir y dejar vivir desde la aceptación, el dolor viene de lo contrario..."
Esto que dices es cierto...muy cierto!!!
En el abandono esta la aceptación de muchas circunstancias que a veces nos oprimen. Y es en él donde encontramos la luz para salir del conflizto o del sufrimiento...pero hay que saber o ser conscientes de que esa luz está en nosotros...
Me ha gustado tu post, tiene profundidaz y sabiduría...
Gracias a tí, a tu visita y a tus palabras
Un abrazo y sí, nos leemos, seguiré leyendote...
MJ

Esther dijo...

Emig es verdad es un buen animal el camaleón y no ser más fuerte tan solo significa sobrevivir, sino en las epocas glaciares que murieron tantas especies fuertes..

En este mundo pasa igual como bien dices quien se amolda sobrevive, y los tiempos cambian. Las personas mayoers por ejemplo se amoldan a las nuevas teconologías como pueden,que se imponen imperativamente.

Así que por esa regla de tres el más fuerte es el que más se amolda a las nuevas circunstancias..

Besos

Emig dijo...

Estimada m.jose. Gracias siempre por tus palabras. Has mencionado abandono y me ha venido a la mente el desapego, quizás es lo mismo, en realidad sí. Desapego, impersoanlidad, altruismo... creo que son valores, actitudes que conllevan pasos certeros hacia uno mismo y que están más allá, como decía Marinel, "de lo que tus ojos te dicen"

Un abrazo.

Emig dijo...

Hola Esther!
La verdad es que así veo las cosas. Pedimos siempre, necesitamos siempre, hay poco conformismo y sólo desde él, veo adaptación, aunque esto pueda significar ir "en contra" de las corrientes que descaradamente y por doquier aparecen en muchos medios...

Un beso!

M. Jose dijo...

Has llegado a mi blog, casí al filo de la media noche y me has colmado de atenciones con tus palabras...
Gracias!!!
JM

Sendieva dijo...

Que verdad tan grande, diste en mi punto de rebeldía jajaja, siempre digo que el fuerte no es por la fuerza física que tenga, sino por lo fuerte que sea como persona, para enfrentarse a lo que le venga, odiaba esas palabras de "sexo débil" ¿en qué? no comprendía a que venía eso...

Gracias por las reflexiones que das, me encantó que me despertaras para verte.. un beso.

Emig dijo...

M. Jose. Tú repartes mucho perfume que agradezco igualmente.
Un fuerte abrazo. :)

Emig dijo...

¿Tu punto de rebeldía? No seas egoísta... jajajaja
Una maravilla leerte tan cercana un precioso día de domingo.

Besos!!

Marinel dijo...

El dolor viene de lo contrario...cierto, muy cierto...el dolor viene de no adaptarse, de no vivir pasando desapercibido y adaptandose a las circunstancias.Entonces el dolor llega y te pone en tu sitio.
Es innegable que es mejor ser camaleón, ser capaz de serlo siempre pero con distintos ropajes, distintas vestimentas según la situación por la que se atraviese y así lo requiera.
Eso, irremediablemente me lleva a pensar en esa frase tan manida del "cambio de chaqueta" de los políticos y que también se prodiga mucho en el día normal de la gente "no política".Y no sé si entonces me gusta ese ser camaleón y pasar por las cosas de perfil, que es como me veo yo...
Pero he de reconocer que adopto mucho esa actitud para evitar el dolor y cuando dejo de serlo...¡cómo duele!
En fin, perdona la retahíla.Otro buen trabajo tuyo, como voy observando que es habitual en ti.
Un beso.