feed

[Valid Atom 1.0]

martes, 18 de noviembre de 2008

Colores o calores naturales

Un pensamiento vagabundo cambia el color de nuestro cielo, convirtiendo el paisaje en lo que no es. Pero lo sigue pareciendo, pues es la misma ventana sin cristales. Nada entorpece la mirada salvo ese nuevo pensamiento, cuya fuerza va ganando efectividad, traduciendo la verdad en real.
Un recuerdo convierte el presente en otro tono. Haciendo desaparecer la objetividad,
y lo que comienza siendo una distracción, se convierte en la nueva sinergia de ese instante cuyo poder no controlamos desde el ser.

Nuevo instante; pero quien observa no aprecia ilusorio el tono que refleja su mente. En esta ocasión no ha habido cambio a mejor, pero ha habido cambio y surge el conformismo de aceptar como real el nuevo invento mental.
¿Por qué siento un color y veo otro? Es la pregunta que se hace mientras observa.
La dicotomía de la indecisión convierte el mensaje de lo real en un nuevo tono, agradable quizás, pero irreal...

...Irreal y, tras reflexionar unos momentos, ve más cercana una sensación que parece tener la misma edad y el mismo tiempo vivido, sólo que, el tono verde aparecido, demuestra que al soñar estaba dormido...
...Dormido porque soñamos de verdad cuando no pensamos ni decimos adiós a nada...
Infinitos tonos pueden haber, inventados todos como bien, resultantes la mayoría de vivir la cárcel de la mente, desde eso que llamamos tradición o norma. Hábitos que cuidamos sin reconocer que podemos llegar a ancianos y fenecer sin haber aprendido.
Quizás el Nuevo Mundo sea simplemente despertar, abrir los ojos y virar despojados de costumbres; unas religiosas y muy perniciosas porque todo lo que no sea Unir es separar.
¿Necesita doctrina la libertad?... Lo mismo que al verdadero orden la política...
¿Necesita permiso el amar? O sea solamente escuchar el interior, crecido desde la propia conciencia y no desde la autoridad que rige la ciencia que hemos creado con la paciencia del desamor, al servir libros de conceptos medidos, quedando aturdidos al dormir, queriendo escapar por ahí, y atrevernos a llamar al día siguiente vivir...
A veces veo un campo de flores inmenso, pero con perfumes enrevesados, inquietos, aviesos...
En ocasiones lucimos luz. Me pregunto si artificial o natural. O nos dejamos llevar al socaire del primer viento, cuando desde el cielo, también somos un pequeño firmamento.
Escueta es la palabra cuando la dice el corazón. Inteligente la frase cuando surge de la esplendente mente, vacía de todo y dispuesta a crear, desde lo más pequeño, el sentido del amar, que es el camino hacia lo sempiterno.

Cambiar, dice el sabio. Transmutar, dice el alquimista.

Emig
Etiquetas: , , , , , , ,

12 comentarios:

mia dijo...

Cambiar o transmutar...

soñar o soñar,

ver o imaginar...

yo diría,libremente

creer en nuestros sueños

porque el resto carente

de interés

puede robarnos lo cierto.

♥♥♥besos♥♥♥ tu amiga

isis de la noche dijo...

Nos pasamos la vida metiendo conceptos en nuestra cabeza.. aprendemos a ver el mundo a través del cristal que lo deforma. A eso llamamos "religión", "ideología", "educación" y un montón de etcéteras sostenidos por rígidos esquemas que nos suman a la hipnosis colectiva en que vive la sociedad...

Cuando desaprendemos, nos quedamos sin conceptos.. entonces está la nada... la fascinante nada que surge cuando se han ido todos los soportes de nuestra forma de ver el mundo y la vida... Y por fin, en el vacío, en el silencio, en la nada, SOMOS.

Y comprendemos... que no basta con cambiar los cristales con que vemos la realidad, aunque sean distintos sus colores...

Hay que romperlos todos. Y VER.

Como el niño que vive maravillado, asombrado, inocente... la transmutación es el despertar de la conciencia. El renacer de la inocencia..

Un abrazo amigo.. Me ha gustado mucho este post..

Esther dijo...

Tienes razón las costumbres, vivencias de los nuestros nos hacen ver las cosas de una manera que a lo mejor no es la real, o no es la real para todo el mundo,porque cada uno tiene un cristal ante sus ojos de costumbres y conocimientos heredados que le da un color diferente a ese paisaje..

A veces habría que quitarse ese cristal para ver las cosas como son en realidad, pero cuesta..

Muchos besos encanto

Natacha dijo...

Desear, dice el profano...
El pensamiento siempre es libre, el ser, como tal, vuela y se mueve, ve el color que desea ver...
El alma aprisionada por las normas se vuelve cobarde, se vuelve conformista, se vuelve piadosa, miedosa y precavida... se pierde en todos esos sentimientos y acude al pensamiento, al deseo del profano para acceder a lo prohibido ¿?...
Bellas palabras,
Un beso, siempre desde el suelo... desde el cielo.
Natacha.

Mi Ser dijo...

Recuerdo que cuando estaba estudiando…
Nos preguntaban… Si un bebé no tuviese ningún tipo de influencia…. Que esencia tendría de la realidad?.... Había muchas alternativas… Pero la que me gustó.. fue que crearía su propio sentido de la realidad… sin parámetros establecidos… simplemente se regiría por su naturaleza… por aquello en que no hay maldad ni virtud… simplemente ES.

No depende del ojo con que se mire…. Sino… del corazón que Siente…

Mi Ser.

Noche dijo...

Transmuta y cambiaras..

Un abrazo lleno de calor,para compensar las palabras calladas que dicta el alma.

Auxi dijo...

El amor no necesita permisos, necesita caminos, y ese es el que no es fácil

un abrazo amigo

Alatriste dijo...

He oído hablar mucho de ti, compañero y además te veo en blogs que son referentes para mí; así que con tu permiso, me atreví a visitarte y a perderme un rato en tus palabras.
Ahora comprendo que los piropos son merecidos y que tu fama está bien ganada.
¡Enhorabuena por el blog!
Un abrazo enorme y cuídate mucho.
Que te vaya bien, amigo.
Salud y suerte.

Marinel dijo...

"El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, mas luego se clarifica".
Proverbio chino
Y pensando, mientras se mira el devenir de los días,se viste el entorno de colores distintos,según qué se desee, que se sienta,que se anhele,que se busque,que nos pese y un largo eccéteras más.
Nos cambiamos mil veces de ropajes a lo largo de la vida y nos miramos ante el espejo viéndonos de una manera y sintiéndonos de otra.
Nos engaña el reflejo.Los colores que vemos se transforman en nuestro interior por completo.
Es como la vida misma, como la misma realidad.
Cambiar o transmutar...
Yo, que ya soy mayor para cambiar y soy muy fantasiosa, me quedo con transmutar como los egipcios,que pensaban que la muerte significaba precisamente eso:transmutar...
Y no me pidas explicaciones de lo que digo, que me viene solo...
Lo siento,pero soy así.
Besos mil.

María dijo...

Nuestros pensamientos van transformándose, cambian, porque nada queda quieto, todo se transforma, y cada día se ven las cosas de un color distinto, porque las circunstancias nos van cambiando interiormente.

Dejemos volar a nuestra imaginación, a nuestros sueños, dejemos las alas abiertas, para seguir soñando, para seguir volando...

Un beso y feliz día, amigo mío.

Bacdiras dijo...

Y un pensamiento u otro... ¿uno es más importante que otro? ¿Un cielo más bello que otro?
Debajo de la danza de las formas, de las apariencias, de los pensamientos, de los recuerdos, de las proyecciones ¿estará el amor indecible? ¿Aquel que no puede ni tan siquiera buscarse porque lo que es ya es por sí mismo?

Un besillo.

Auxi dijo...

Querido Amigo,

Qué tal todo? Espero que genial.

Me he permitido dejarte un regalito en mi blog espero que te guste.

Un besazo