feed

[Valid Atom 1.0]

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Perspectiva


"La bala que dices te ha matado, no te ha matado, te ha enseñado a morir".
E.B.P.

O bien fuertes tempestades azotan litorales, o es una premeditada calma llena de vacío seco quien fluctúa y sostiene lo que ya no es equilibrio.
La danza suave que ayer era nuestra vida, hoy es danza macabra y soez. Los ritmos se tornan distintos y en vez de descubrir alegría vuelven los instintos, y el andar se torna angosto, contra corriente... hablo de la propia.

Creemos que todo nos pasa, y no caemos en que la mano que mece la cuna es adulta y por ello no indulta el recuerdo que ya pasó. Buscamos la calma escribiendo y encontramos al tiempo corriendo, de aquí para allá riendo, pero al descansar sufriendo las moraduras de golpes lacios por equivocaciones de tiempo perdido.

La propia inquietud se ha desbordado en muchos frentes, multitud de estandartes proclives, pedantes, incidiendo en el ánimo y convirtiendo alegría en sonrisa pusilánime y vacía...

La perspectiva del aprender es camino de reencuentro. Necesaria la tranquilidad y el sosiego. Dejar de ser títeres que se dejan llevar, pero también dejar de mover los hilos que convierten las vidas de otros en marionetas. No es necesario ser anacoretas para llegar a entender que observar es simplemente ver, y así dejar de creer en los sueños de necesidad, y vivir los que la vida nos regala de verdad...

¿Pero sabemos ver sin pedir? ¿Dejar que cada cosa sirva a su propio destino?
Me gusta pensar que abrir los brazos es para dar también abrazos, y abiertos también para recibir eso que llamamos vivir desde el amor de la amistad, la amistad del amor...

Hoy no soy serenidad pero tampoco furia. Soy tranquilidad ignota. Lo nuevo no se estanca ni sobrevive cuando el alma acude libre a su propio encuentro. Lo que la forma me dice hoy son suspiros, mañana papiros de antaños recuerdos cuyas nostalgias perdidas acunan lo que no fue, porque el libre albedrío supeditado está al Ser, que repite su suerte ciclo tras ciclo por no querer aprender que hasta una bala no mata, enseña a morir...

Hoy prefiero andar con la mente clara, y así desde el alma amar...

Emig

Blogalaxia Tags:
Etiquetas: , , , , , , ,

11 comentarios:

mia dijo...

y uno aprende a morir

de silencio..

Con la mente clara andar

amar y morir de amar...

Besos

Esther dijo...

Hola Emig! me ha encantado este texto,es verdad no hay que ser ni titeres dejándonos llevar ni intentar llevar a otros.. cada uno tiene que ser libre de manejar su destino y manejar por ello sus propios hilos.

Me encanta la tranquilidad que transmites, tu alma tranquiliza a la mia...

Besitos sol

Auxi dijo...

Cierto es que la vida es pura perspectiva, cuantas cosas vemos hoy de una manera y mañana de otra, depende el cristal con que lo miremos

ese cristal hay que limpiarlo de vez en cuando, limpiarlo de malos momentos, de malos sentimientos, de malos pensamientos. Para poder ver mejor el camino, ese camino que solo el alma nos enseña

y poder abrir los brazos en paz, de forma pura, y recibir abrazos y poder darlos sinceramente

sin mencionar palabras gratuitas, sin manipulación... simplemente ser, dejarse llevar, y sentir

"amar desde el alma"

una bala nos enseña a morir, y la muerte nos recuerda lo que es la vida

un grandísimo abrazo amigo

mia dijo...

Te he dejado un comentario,

ya no moderas?

Besos

Pedro dijo...

Qué profundidad hay en tus palabras... además de belleza. Un gran maridaje, sabiduría y arte.
Por eso me gusta tanto pasar por aquí.
Un abrazo.

M. Jose dijo...

Abrir los brazos es para recibir en confianza la necesidad inmediata del amor a la amistad cuando las almas se reencuentran después de mucho rodar por el samsara, sólo se consigue con una mente clara...porque el amor verdadero surge en la claridad del sendero...y si hay que morir se muere...una muerte ha de darse, seguro que sí, pero siempre es para un nuevo renacer a la vida.
Un enorme abrazo Emig
MJ

MORGANA dijo...

Flaubert decía que cualquier cosa observada detenidamente se vuelve maravillosa.
Observar es más que ver.
He podido percibir a través de tus palabras un abatimiento pero con esperanza.

isis de la noche dijo...

Qué bello texto.. Me ha dejado algo nuevo en el corazón y en el ánimo..

Es vital aprender a cambiar de perspectiva. A veces los ojos están limitados por una sola forma de ver las cosas. No hay que volverse esclavos de nuestros esquemas, porque la vida no es estática sino que fluye incesantemente y debemos aprender a fluir con ella.

La perspectiva... tan difícil es a veces tomar distancia de nosotros mismos, pero es imprescindible para tener claridad y discernimiento. Las emociones muchas veces nos dominan. Pero nosotros somos el "Ser" que nombras: inmutable, eterno y a la espera de encontrarnos. Llamándonos incesantemente.

Un gran abrazo Emig. Como siempre, reconfortante y enriquecedor mi paso por este hermoso lugar..

Natacha dijo...

Buscar lo que está fuera, dentro de nosotros mismos es garantía de hallarlo, limpio, puro, propio. Amasarlo a nuestro antojo y disfrutarlo, sin sentir la necesidad de buscarlo con ansiedad en el rostro, la manos, la vida de otros...
Dentro está el universo completo, a veces, no alcanzamos a verlo, por su inmensidad... probablemente.
Un beso, querido amigo.
Natacha.

Qué bello texto has escrito.

Marinel dijo...

No me cabe la menor duda de que el corazón estallaba en ti a cada paso de letra que dabas...
No quieres sentir furia, pero te oprime, te ata a la brusca realidad y la transcribes, la plasmas deseoso de verla alejarse.
Sientes una necesidad "furiosa" de ver despejado el horizonte, de sentir un abrazo altruista, nacido del corazón que solo pretende eso:abrazar
Y tu perspectiva en esos momentos te obnubila la mente, te la deja estancada en pasados por los que no quieres ser abrazado.
Mente limpia, genuina y preparada para amar desde la visión clara de haberla despejado.
O al menos todo eso me sugiere tu escrito...
Un beso.

@Patrulich dijo...

Emig, yo también prefiero pensar en abrir los brazos no sólo para recibir sino para dar mi abrazo, en un continuo ir y venir, en un constante fluir y sentir de las almas.
Hermosísimo texto, que me llevo en mi corazón.
Abro mis alas y te dejo mi abrazo, amigo.