feed

[Valid Atom 1.0]

viernes, 5 de febrero de 2010

Un libro, una historia: Buda

Un libro, una historia. Es la primera vez que elijo compartir la lectura de un libro que todavía no he terminado, el cual cayó en mis manos ocasionalmente, y merece ser considerado por escrito y compartido en el blog.


Un libro, una historia titulada Buda, escrita por el conocido médico Deepak Chopra. El cual nació en Nueva Delhi en el año 1947. Hijo de un médico militar, recibió desde muy temprano las primeras clases de medicina, carrera que cursó en el "All Institute of Medical Sciences" de la India. Luego de graduarse se marchó a Estados Unidos para trabajar en un hospital de New Jersey y continuar con su formación en la especialidad de Endocrinología. Estudió en la escuela de medicina de Boston y se convirtió en médico jefe del Hospital New England de esta ciudad y en profesor en la universidad. Tiene multitud de libros en su haber, cuyas temáticas, formas de expresión y contenidos contemplo desde el respeto y la admiración. Y, en este caso, hablaremos de su obra titulada Buda.


En Buda, Chopra narra la apasionante vida de Siddharta, príncipe hijo del rey Suddhodasita, el cual al nacer su hijo, según lo que unos "oráculos" informaron a su padre, el rey, que debía no dejar salir al príncipe de palacio bajo ninguna circunstancia, hasta la edad de 32 años; pues de conocer el exterior, el mundo de la pobreza, y la realidad circundante "al por mayor" que se vivía más allá de las almenas y torres y apacibilidad de palacio, su hijo dejaría de querer ser príncipe para ser rey, y se convertiría el "otro hombre".

Nuestro pensamiento occidental, por la cultura que hemos vivido en el pasado, incluso lo que actualmente vivimos y consideramos educación, dista mucho de parecerse a la oriental, y pienso, que la esencia de todas las enseñanzas que posteriormente el hombre etiquetó y dogmatizó con la palabra religión, conllevan verdades fundamentales para la vida; nos hablan de leyes cósmicas que traducidas al mundo en que vivimos, serían la expresión de la Naturaleza, su ritmo, ciclos, procesos y evolución desde lo que podemos considerar la noche de los tiempos. La Naturaleza y sus múltiples manifestaciones, reunidas bajo el nombre de reinos, como bien sabemos, el mineral, vegetal, animal y humano. Nos dicen las enseñanzas que somos alma; nos dice la ciencia que tenemos mente.



Pero... ¿qué somos? ¿Ambas cosas? ¿Cómo percibir la realidad, con la mente, con el alma? ¿Qué es la realidad? ¿Hay algún sentido para nuestra existencia?

Estas y otras preguntas, cada parte del mundo en que vivimos tiene una versión de las mismas y unas respuestas. Depende pues, de donde estamos situados geográficamente, las costumbres adquiridas, los hábitos que entendemos como buenos, y un sinfín de postulados que nos llevan de aquí para allá, aunque finalmente nos tropezamos con el día a día, olvidando la seriedad del "conócete a ti mismo", y parece que solamente recordamos la parte espiritual que somos cuando no hay puertas, ventanas o salidas en la vida que vivimos.

La historia de Buda novelada por Chopra, habla de que su padre, el rey, encierra a su hijo en palacio ocultando cualquier síntoma de pobreza, hambruna... dando a entender que no hay nada de que preocuparse o con necesidad de cambiar. Un espejismo servido a la carta, cuyo resultado, de no haberse tratado de Siddharta, que llegaría a ser Buda y decir que "todos somos Buda", hubiera servido para que otro hombre hubiera vivido el mundo de la forma creado por el ser humano, como la realidad de la vida, sin mayor búsqueda que esa, salvo la ocupación de vivir, sin más preguntas...

El rey pone de su parte, con todos los medios de que dispone, para convertir a Siddharta en un gran guerrero; que conozca las artes de la lucha y la psicología del miedo para mantener distantes y atemorizados a los posibles invasores. No obstante el príncipe, además de vivir lo de fuera como se le ha enseñado, paulatinamente atiende su interior, y descubre impulsos, que por el tiempo le hacen tomar otros derroteros, convirtiéndose en un monje llamado Gautama, y con este nuevo nombre nacido un día, dejando atrás su corte real se lanza al mundo buscando mediante las sucesivas vivencias, lo que él concibe como el sentido de cualquier ser humano: saber quién es; ascendiendo el peldaño del alma hasta el espíritu y llegar a ser la conciencia del Buda, y por ende ser Él hasta el final de sus días en esta Tierra.

A veces me he preguntado si es necesario buscar lo llamado espiritual más allá de donde la vida nos ha puesto. Y la respuesta ha sido con la paradoja de que lo espiritual se haya dentro de uno. Y que, al igual que grandes pensadores y filósofos o simplemente personas de bien hacer, han hecho de sus vidas un continuo acto de servicio altruista, justamente ahí es donde anida el camino hacia la verdad. Considero que todo lo que existe en el mundo es porque debe estar y tiene una razón de ser. Mas nosotros, por lo menos la sociedad que yo conozco, hemos olvidado el sentido del sufrimiento, hemos puesto precio a la libertad, haciendo de la misma un disfrute que se mide según el valor económico y la posición social, creando unas enormes máscaras que nos separan de la verdad que menos queremos reconocer como cierta. Dando mucha cancha al deseo, fruto éste del egoísmo de la personalidad, inventado la separatividad, argumentando las clases; en definitiva, el yo quiero está muy encima del yo soy, quedando anulado este último por completo.


Leyendo este libro encuentras frases tan transparentes como olvidadas en las memorias éticas de la acción. Menciona con tranquilidad la Ley del Karma "el karma es el recuerdo de placeres pasados que queremos recuperar, y de dolores pasados que queremos evitar". Habla mucho de la mente "lo que asedia nuestra mente son los engaños del ego y las tormentas de ira y miedo". Hablan con sutilidad algunos de sus comentarios como "—Deja que el mundo sea tu maestro"; para descubrir posteriormente que tal mundo que vemos con la mente, lo que nos dice realmente es "dejad de creer en mí". Nos habla de la infelicidad "la infelicidad es hija de expectativas que no se cumplen"; También habla muy sinuosamente de un sendero, el cual puede caminarse allá donde nos encontremos, sin necesidad de cambiar de escenario: "había dos travesías que habrían de hacerse sin compañeros: la travesía hacia la muerte y la travesía hacia la iluminación".


En definitiva, una lectura interesante, amena y que nos lleva a la profundidad de nosotros mismos, hasta donde queramos llegar a ver, que en esta ocasión no es ningún "mas allá" sino acá, cercano y presente desde que el ser humano se creó, como consiguiente proceso de una evolución que quizás no entenderemos nunca con la mente, pero sí con el corazón...

Dice Chopra: "Escribí este libro como si se tratara de un peregrinaje iniciático; la ficción ocupa buena parte de su envoltura externa, pero es absolutamente cierto desde el punto de vista psicológico. A lo largo de las tres fases de su vida —Siddharta el príncipe, Gautama el asceta y Buda el compasivo– accedió a la iluminación y ascendió al universo de los inmortales. El milagro es que lo consiguió escuchando a su corazón, tan humano como el nuestro, y también tan vulnerable".


Emig


Blogalaxia Tags:
Etiquetas: , , , , , , ,

5 comentarios:

María dijo...

Gracias, Emig, por compartir este libro, la verdad es que a mi me parece fascinante todo lo relacionado con el mundo budista, y te agradezco mucho hayas escrito sobre este libro, el cual, lo tendré en cuenta.

Un beso.

Auxi dijo...

Que bueno Emig que decidas compartir con nosotros una lectura, gracias por la recomendación, y gracias por todas las cosas bonitas que consigues hacer siempre.

Un abrazo muy muy grande

Pedro dijo...

Lo lei hace algún tiempo, y de él recuerdo una pequeña frase que me impactó y creo que nunca olvidaré:
"Ríndete y serás libre".
Un gran acierto tu recomendación.

Un abrazo.

Marinel dijo...

Un libro digno de ser leido.Una filosofía extraordinaria la de este mensajero pacífico y de profundidad espiritual exhuberante.

Una se deja llevar por la gesta de su vida, por esos pasos que lo llevaron a despreciar lo impuesto. A conocer el entorno y a través de él,a sí mismo,hasta sentirse iluminado por la certeza de que el camino adecuado era "saberse"

Es inmensa la filosofía oriental, la paz que irradia,sobre todo, la procedente de algunos seres que han sabido hallarse; conocer el verdadero sentido de la vida y han aprendido a disfrutar cde otra forma de este espacio de tiempo que estamos proyectados aquí...

Me encnata leer cosas como esta, aunque he de reconocer que este libro en concreto, no lo he leido.
Sin embargo, haré por donde leerlo;que tras dárnoslo a conocer, me han entrado unas ganas terribles.

Te dejo una frase, de otro gran ser humano, que a mí me entusiasma leer y me agradaría muchísimo escuchar:

"Una mente lúcida y un buen corazón acompañados por sentimientos cálidos, son las cosas más importantes. Si la mente no se dirige a los pensamientos positivos y elevados, nunca podremos hallar la felicidad."
*Dalai Lama*

Besos Emig.

mj dijo...

Sin duda alguna Emig, ese libro merece la pena tenerlo y leerlo, claro...!!!
Y sin duda que lo tendré y lo leeré, gracias...
Un besico
mj