feed

[Valid Atom 1.0]

sábado, 7 de febrero de 2009

Ánima

Él se sentía solo, por más que había viajado por casi todo el mundo, siempre buscando y mirando con los ojos muy abiertos, no había encontrado afinidad verdadera. Y mira que era un buen perro; atento, respetuoso, consecuente, obediente y acertado en las decisiones; siempre al servicio de quien lo necesitaba, pero llevaba en sí la gran pregunta de su existencia... ¿quién soy?

Estaba solo en el mundo. En todo el planeta únicamente habitaba un perro, y era él ese animal. No tenía más referente que él mismo; y en todo su linaje de existencia cometió el fallo, terrible error, de buscar afuera las respuestas sobre sí.

Un buen día sospechó que sus grandes tropiezos eran debidos a que miraba y hacía lo que no era propio de su esencia. Se percibía a sí mismo como lejano de su naturaleza... Entendía que era mucho tiempo con los seres humanos, demasiado tiempo intentando ser uno de ellos, pues desde que nació o el algún sitio apareció, todo su alrededor era diferente para él, que no para los demás... Consciente que tenía su propio lenguaje, el cual no entendían la mayoría, consciente de su forma física, diferente en todos los sentidos... Se recostaba y pensaba que sí sentía cariño y sabía que también lo daba y era entendido, pero estaba solo en el mundo...


Y todos los días vivía, pero una sensación le carcomía...


Tan solo un simple espejo, un sagrado día, le sirvió de respuesta y camino hacia su firmamento prometido. Cuando se vio en él todo cambió. La sensación desapareció. Ya no se sentía solo; ya no solamente se sentía vivo, sino que, esta vez tenía delante suyo el mejor de los caminos hacia la felicidad, y es el del conocimiento de uno mismo, desde lo que es; y esto no es siempre sencillo ni cercano sin el espejo, y aun con él, ardua tarea aceptar y reconocerse tal cual...


A la vez que el único perro en el mundo aprendía su lección, los seres humanos que lo conocían y vivian cercanos a él, por el tiempo comprendieron lo que el perro les trasmitía... les recordó la existencia del alma.

Alguien comenzó un relato sobre esto que decía: "...ningún referente es válido si no es natural; mientras vivamos de ellos y para ellos, lejos estamos del sendero en el cual tenemos nuestro ser interior. No importa la crisis cuando bien vista es el rompimiento forzado del referente creado. La Naturaleza no impone crisis porque impele Vida."


Emig
Etiquetas: , , , , , , ,

17 comentarios:

Marinel dijo...

Hay en mi alma, entre zarzales y maleza, una pequeña fuente de Juvencio. Diréis que su agua es amarga. Cierto, pero corre, tiene rumores y espuma.
Pío Baroja.

Amargura sentía el can de ver la soledad como única compañera...
mas un día descubrió que no estaba solo,entendió... y su mundo dejó de ser abrumadoramente inhóspito,para dejar pasar el sol...
Entonces,todos a su vez, entendieron y sintieron la compañía del perro como nunca antes.
Yo, y mis comentarios efervescentes...ayns
BESOS.

isis de la noche dijo...

Si no fuera por la soledad, iríamos posponiendo sin fin el encuentro con nosotros mismos...

y cuando nos encontremos, sabremos que es imposible estar solos..

besos

mia dijo...

Me ha costado mucho entrar en tu espacio,

a ver si te llega este comentario

besos

Sendieva dijo...

Creo que también es imortante que al estar frente al espejo veamos lo que de verdad hay, ni por exceso, ni por defecto, los dos extremos son malos.

Bonita reflexión.... besos y buen fin de semana.

Esther dijo...

Ese perro seguro que les enseñó y mucho .. y el mismo cuando aceptó que era realmente seguro que sería más feliz...me alegro de tener te de nuevo por aqui solete .Besitos

Natacha dijo...

Algo es bello cuando se compara con otra cosa menos bella, más fea...
Cada adjetivo que utilizamos, cada definición de nosotros mismos... la hacemos en función de otras cosas...
¿y si el blanco no existiera? tampoco lo haría el negro ¿Y la felicidad sin la tristeza...?
De ahí nuestro error, siempre nos medimos por comparación... pero no hemos caído en la cuenta de que si no nos comparamos con nada... llegamos al ser sublime que somos, incomparables, únicos, solos e irrepetibles.
Mirar dentro es vernos enteros, tal cual y eso es hermoso en sí mismo...Y desde ahí, comenzar a caminar.
Un beso, cielo.
Natacha.

Pedro dijo...

Nos empeñamos en buscar lo que siempre estuvo con nosotros, y siempre estará.
Pero esa búsqueda es interesante, nos enseña mucho, y además supongo que será necesaria.
Si un perro puede llegar a comprender su esencia misma, por qué no nosotros, claro que él seguro que estuvo siempre más cerca que cualquiera de nosotros.

Interesantísimo relato, amigo.
Un abrazo.

@Patrulich dijo...

Descubrirnos a veces parece una utopía, pero qué maravilloso es cuando se logra!
Cada ser es único y valioso en sí mismo, y generalmente caemos en el mismo error de no mirar más allá de la nariz, o del entorno conocido, a veces por temor a ver algo diferente...
Reconocernos y valorarnos en su justa medida, es un trabajo cotidiano que merece el esfuerzo.
Abrazos, querido Emig!

mj dijo...

Somos peregrinos y en nuestro camino es llegar a nosotros mismos. Pero qué difícil resulta, verdad? La mayoria pasamos por esta vida con esa sensación de vacío, de no encontrarnos en ningún sitio, de soledad y ausencia y nada nos llena. El camino o el no camino es tremendo...
Un beso y un gusto leerte
mj

Mixha dijo...

Que tierna historia la tuya, me imagino tu sensibilidad, te vi en el blog de una amiga que tenemos Reyna... Me inqueto el título por eso entré y volveré si me lo permites, saludos

Noche dijo...

Todos los seres humanos podemos reflejarnos en la historia del perro de tu historia, todos somos unicos...encontrarnos en nosotros mismos es el reto. Una vez hecho esto, los demas nos veran con nuestras ventanas del alma abiertas de par en par...y la felicidad llega.

La moraleja que me quedo de tu historia es: quierete a ti mismo como quieres que te quieran los demas.

Muchos cariños Emig, se te ha extrañado, espero te encuentres muy bien. Te envio cariños Nocturnos desde mi cueva estrellada.

María dijo...

Emig espero que te encuentres bien, me quedo leyéndote.

Te deseo felices días.

La pistola de Larra dijo...

Ese perro es más reflexivo que yo, que no soy perra.

Vengo del blog de Trenzas, no recomendada no, pero me daba una vuelta por aquí.

Un saludo

Reina dijo...

¡Como me gustan tus reflexiones Emig! Has creado, escrito o como quieras llamarlo una metáfora perfecta de todas las pernnoas que estamos desubicadas, que no nos miramos al espejo, que seguimos sin pensar o nos para mos demasiado demasiadoa pensar sin seguir...

Un beso

Noche dijo...

Hola, tengo para ti un detalle en mi cuevita, pásate cuando gustes, estoy de celebración...habrá champagne y fresas

Cariños Nocturnos.

Radamanth dijo...

me habia puesto a leerte pero me llama la obligacion, asi que me llevo el link a mi blog y me siento otro ratito a leer... volvere

Ricardo Colomer dijo...

Me has hecho pensar, y eso suele ser un buen principio ¿qué digo? seguro que es un buen principio.

Un abrazo