feed

[Valid Atom 1.0]

miércoles, 24 de diciembre de 2008

SOLISTICIO DE INVIERNO (NAVIDAD)

De nuevo en esta ocasión, me permito el trascribir, tal cual, un artículo de opinión que apareció estas fechas en un periódico de mi localidad. Lo hago con la conciencia de prodigar la necesidad de lo que dice. Pues habla desde la desmiticación de unas fechas cuyo nombre todos conocemos y practicamos algunos, sin embargo, el llamado espíritu navideño no se vive, quizás, como se debería, ni en la continuidad que requeriría...

Me gustó leerlo y, con el permiso del autor, lo comparto con vosotros a modo de punto de inflexión para la reflexión.
Un cordial saludo y un fuerte abrazo.

Emig

SOLISTICIO DE INVIERNO (NAVIDAD)

“Las manifestaciones proféticas han sido en la historia los rayos y los relámpagos de la verdad” (Ewald, Die Propheten)

Cuando el Sol entra en este signo, cesa de internarse en el hemisferio meridional y comienza a volver sobre sus pasos. Este hecho se conoce con el nombre del solsticio de invierno, momento considerado por quienes habitan en el hemisferio septentrional, como el nacimiento del Sol. Los cristianos celebran la Navidad, con lo que tratan de conmemorar el nacimiento del Cristo, Salvador de los seres humanos. Convirtiéndose el domingo en el día del Señor, siendo este día dies magna, dies dominica.

Para hablar de la Navidad debiéramos de remontarnos a hace muchos años, pues en las antiguas religiones ya celebraban el solsticio de invierno, o sea, ese Sol naciente, como las demás estaciones del año y en cada una de ellas se celebraban sus fiestas.

“Un Dios y la moral, un sol y el sentimiento, una familia, el genero humano y, por consiguiente, la fraternidad de las naciones: tal es la base y el objetivo de los misterios antiguos, tal la religión, fundamento de las instituciones religiosas, de no importa qué religión”(J.M. Ragón)

¿Qué es para muchos la Navidad? Una festividad religiosa, o pagana, de un consumismo feroz y despiadado. Quizás tengo que decir que la Navidad no es patrimonio de nadie.

Investigando los tiempos egipcios, encontramos a Horus. El último de la serie de soberanos divinos de Egipto, y de quien se dice que era hijo de Osiris. El gran dios amado de los cielos, amado del Sol, vástago de los dioses. El cielo y la tierra se hallan bajo su presencia inmediata, gobierna todos los seres vivos. El Sol da vueltas conforme su voluntad. Produce la abundancia y la distribuye en toda la tierra, todos adoremos su belleza, más dulce es su amor en nosotros.

Con esto quiero decir que ya en esa época existía la conciencia de un Hacedor del Todo. ¿Qué hacemos los seres humanos para corresponderle en nuestras vidas? Promovemos las guerras, creamos miseria, especulamos, somos indiferentes y no aplicamos la compasión, estamos impasibles ante el dolor de nuestros semejantes. Han pasado dos mil años y no hemos aprendido el mensaje vivificador de Cristo.


Quizás debiéramos de llenarnos más del espíritu de sencillez y bondad, de alegría y de respeto, y en ello hallaríamos el mensaje de todos los profetas y Avatares y buenos hombres y mujeres…


“Los dioses nunca se hallan encerrados en un arca; habitan en nuestros corazones, en estos se manifiestan compasivos, serenos y pacientes, amorosos y misericordiosos". (Lucano)


Así el Universo es la morada y el imperio de Dios, Él se halla por doquier, pero nosotros no lo encontramos, nos hallamos ausentes de su perfume, convirtiendo su grandeza en miserias humanas, criticando y denostando a nuestros semejantes…


¿Por qué no practicamos la Navidad todos los días? Sonriendo a nuestros semejantes, siendo coherentes, amables y sinceros. Sin embargo, las facultades transcendentales del alma no se extinguen en la humanidad. Perduran en una selección que las desenvuelve y disciplina en secreto, bajo el silencio amoroso, resguardadas de las profanaciones y corrupciones del exterior.
La Navidad no debiera de convertirse en un folclore, en un carnaval de vanidades, de alcohol y de drogas y de otra zarandainas.

¿Por qué en Navidad algunos países dejan de rugir los cañones en sus guerras? Creo que en todos los tiempos los seres humanos debiéramos de ser compasivos todos los días, prolongando la conmiseración de este acontecimiento de la venida de Horus, de Rama, de Hermes, de Moisés, Buda, Jesús; prolongando el espíritu humanizante sencillo del ser aplomado.


Tal es la revelación en la historia, continua, graduada, multiforme como la propia naturaleza; pero idéntica en su manantial, una con la verdad, inmutable como Dios. Como los radios de un mismo círculo, algunas tradiciones tienen un centro común, pues el mensaje de los Avatares es de PAZ y convivencia entre los seres humanos, así lo fue el de Jesucristo. ¿Qué ha quedado de este mensaje, al igual que otros que nos dejaron grandes seres de bien? Pero para que el Verbo del espíritu penetre en el hombre, es preciso que seamos sacudidos por los acontecimientos, por las grandes conmociones de la historia. El objetivo de la humanidad es el cambiar de vida, subiendo los escalones de la verdad, de la justicia y del Amor fraterno…

José Tarrazó

Blogalaxia Tags:

15 comentarios:

Pedro dijo...

Un post lleno de significado, muy valioso.
El último que he publicado también va por el mismo camino.
TAmbién yo estoy un poco cansado de comprobar como nos alejamos más y más de la auténtica esencia de todo lo verdaderamente importante. Pero todo tiene un límite.

Un fuerte abrazo con mis mejores deseos de paz y felicidad.
FELIZ NAVIDAD!

mia dijo...

Mil mollones

de besos

y gracias,

una delicia leerte!

Feliz solsticio!

isis de la noche dijo...

Pues esta es una época de renacimiento espiritual en la que, siguiendo desde las más antiguas hasta las más variadas tradiciones, encontramos la misma clave: la luz, la divinidad, el cristo, el Ser -como quiera llamársele- nace, renace, encarna, se manifiesta en este mundo, EN NUESTRO INTERIOR.

Siempre es necesaria una renovación, un ritual que nos recuerde aquel saber atemporal acerca de quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos...

Para eso se abre la mágica puerta cósmica que nos revela la luz que debe renacer en nosotros cada cierto tiempo, pues el ser humano en su inconsciencia lo olvida constantemente. La absoluta libertad solo está en la conciencia, por lo que debemos abrir el corazón para poder percibir su llamado...

Que tu corazón se llene de luz, amigo, mis mejores deseos en estos días... Un inmenso abrazo, con todo mi cariño ;)

Auxi dijo...

Que bonito, que cierto eso de que LA NAVIDAD NO ES PATRIMONIO DE NADIE, aun nos queda tanto por aprender de estos días tan llenos de significado.

Un abrazo amigo, gracias por pasarte por mi refugio y mi casa.

Te deseo lo mejor en estos días, que te recuperes y descanses. Mi más sincero abrazo.

FELIZ NAVIDAD

María dijo...

Mi querido amigo Emig:

Aunque no pueda leerte, vengo a desearte una feliz navidad deseándote que disfrutes de estos días intensamente, llenos de mucho amor, paz y felicidad.

Te extraño, me gustaría saber si estás bien, hace tiempo no se de ti.

Un beso enorme desde la cercanía.

Esther dijo...

Hola sol! que alegria leer algo nuevo tuyo.. primero desearte unas felices navidades y segundo decirte qeu es un buen articulo,pues la navidad es algo que habria que poner en practica a diario y más el estar con la familia ,ayudar a los que nos necesiten....Pero claro la hacemos durar solo unos días y así descargamos la conciencia para el resto del año y encima lo que comentas cada vez la navidad es algo mas consumista y eso es lo que no me gusta..Un regalo caro no tiene por que ser el mejor regalo sino el que sale del corazón..

Besitos encanto

Bacdiras dijo...

¡Qué maravilloso Emig!
Gracias por traer este artículo. No tiene desperdicio y me uno a su sentir especialmente con las siguientes palabras:
"Quizás debiéramos de llenarnos más del espíritu de sencillez y bondad, de alegría y de respeto, y en ello hallaríamos el mensaje de todos los profetas y Avatares y buenos hombres y mujeres…"

Un besillo y Feliz Navidad.

Marinel dijo...

La vida sencilla.

Llamar al pan y que aparezca
sobre el mantel el pan de cada dia;
darle al sudor lo suyo y darle al sueño
y al breve paraiso y al infierno
y al cuerpo y al minuto lo que piden;
reir como el mar rie, el viento rie,
sin que la risa suene a vidrios rotos;
beber y en la embriaguez asir la vida,
bailar el baile sin perder el paso,
tocar la mano de un desconocido
en un dia de piedra y agonia
y que esa mano tenga la firmeza
que no tuvo la mano del amigo;
probar la soledad sin que el vinagre
haga torcer mi boca, ni repita
mis muecas el espejo, ni el silencio
se erice con los dientes que rechinan:
estas cuatro paredes; papel, yeso,
alfombra rala y foco amarillento,
no son aún el prometido infierno;
que no me duela mas aquel deseo,
helado por el miedo, llaga fria,
quemadura de labios no besados:
el agua clara nunca se detiene
y hay frutas que se caen de maduras;
saber partir el pan y repartirlo,
el pan de una verdad comun a todos,
verdad de pan que a todos nos sustenta,
por cuya levadura soy un hombre,
un semejante entre mis semejantes;
pelear por la vida de los vivos,
dar la vida a los vivos, a la vida,
y enterrar a los muertos y olvidarlos
como la tierra los olvida: en frutos.
Y que a la hora de mi muerte logre
morir como los hombres y me alcance
el perdón y la vida perdurable
del polvo, de los frutos y del polvo.
"Octavio Paz"
Perdona la largura del poema,pero lo pensé apropiado para lo que pides de manera magistral...
Felices fiestas,Emig.
Besos.

@Patrulich dijo...

Querido Emig, ojalá el espíritu navideño estuviera presente todos los días del año!

Deseo para vos un mundo lleno de luz, y sé que esa luz está, iluminando desde tu interior a través de tus hermosas palabras.

Desde mi solsticio de verano, te mando un fuerte abrazo y mis mejores deseos para el 2009, con mucho cariño.

Natacha dijo...

He pensado siempre en estas fechas como el momento más hipócrita del año, aunque eso pueda sonar raro...
De niña (yo observaba todo el rato, en silencio) vi como personas malvadas colocaban la careta con la sonrisa. Daban limosnas y hacían regalos vacíos de alma... Gastaban el dinero con ajenos cuando se lo negaban a los propios.
Repartían carantoñas a los hijos de otros... porque era Navidad...
Ahora que soy mayor, sigo observando con el mismo estupor que aquellas personas... continúan haciendo lo mismo y siento ganas de gritar, de echar a patadas de mi casa a semejante falsedad...
Pero ya ves... soy igual de hipócrita... no soy capaz de hacerlo, les acojo, les doy de comer y paso la comida haciendo un esfuerzo...
Deseo que pasen pronto estos días y ver a las personas sin la careta... son mucho más auténticas y lindas.
Un beso, cielo.
Natacha.

Observar desde fuera nos da la visión de la coherencia... aunque no siempre somos capaces de despegarnos de nosotros mismos.

Reina dijo...

Y me quedo con: "¿Por qué no practicamos la Navidad todos los días?" Tal vez ahora pueda explicar porqué no me gusta la navidad, porqué no me gusta ser feliz obligatoriamente y porqué precisamente el solsticio me provoca una profunda melancolía que me hiela el alma...

En cualquier caso, ¡feliz solsticio, amigo!, de corazón

los pensadores dijo...

Pensando en lo exterior, lo superficial, lo material, nos olvidamos de que o más importante está en nuestro interior...
ojalá nos demos cuenta de esto, y no sólo en Navidad sino en todo el año vivamos de acuerdo a esos mensajes de paz, amor, luz, que recibimos hace miles de años...
te deseamos un muy feliz 2009, un abrazo!

Esther dijo...

Hola sol! paso a desearte un feliz año nuevo,estos días he andado liadilla e imagino que tu tambien pero que sepas que uno de mis pensamientos en esas uvas es para ti, por ser un buen amigo aunque sea en la distancia o careciendo de contacto,porque te sigo sintiendo a mi lado..

Muchos besos y feliz año

mia dijo...

Qué bien sabes decirlo todo!

Feliz solsticio,o lo que celebres

Feliz te deseo todos los días de año!

Que el año que nos deja y el que nace

te otorgue todo lo que tú esperas!

Besos,Emig querido

Emig dijo...

Besos y abrazos para tod@s...

Cada día, cada momento... en el que me encuentro siendo partícipe de lo que entiendo desde mi corazón de lo que es evolución, siento que celebro ese momento porque siento mi conciencia cercana al sentido, que va más allá de cualquier pregunta fugaz, del porqué estoy vivo.
Descubro en este camino que también vosotros, mis amigos, me ofrecéis desde vuestros corazones esa oportunidad, porque la transmitís con vuestras palabras, cuyo perfume es una intención que no tiene nombre todavía...
"y enterrar a los muertos y olvidarlos como la tierra los olvida: en frutos."

Frutos... pues nada aparece o desaparece... así lo creo. Todo es debido y forma parte a una continuidad, como seguramente desde nuestra conciencia hemos percibido alguna vez...

Alegría, inmensa gratitud y compañía...

Mil gracias y mil besos, desde la felicidad que atisbo en ocasiones, que anida en el interior, porque ahí, creo que nos sentimos aunque no nos veamos, ahí estamos como presente y como futuro... todos.

Emig